¿Alguna vez te has preguntado si estás utilizando Facebook de manera correcta para tu negocio? Existen ocasiones en las que, sobre todo negocios locales o de pequeño tamaño, apuestan por crear una cuenta en Facebook, pero lo hacen a través de un perfil personal. ¡Error! Si tienes un negocio, por muy pequeño que sea este, no puedes elegir esta opción.

Todo tiene su explicación: cada una de estas opciones que ofrece Facebook está destinada a un público y tiene usos diferentes. El perfil personal representa exactamente eso, una persona, mientras que, una página, se corresponde a un perfil a nivel comercial, destinado principalmente a negocios, marcas o blogs.

Para que no haya dudas y tengas toda la información acerca de cada una de estas dos posibilidades, te explicamos qué es un perfil y una página de Facebook y las razones por las que no debes hacerte un perfil si tienes un negocio. ¡Allá vamos!

Perfil personal y página de Facebook

Un perfil personal de Facebook representa exclusivamente a una persona y se debe crear bajo el nombre de la misma. Contiene información personal, intereses o contactos y se utiliza principalmente para comunicarse con los demás usuarios o Amigos de la plataforma.

 En cambio, una página de Facebook representa a un negocio, marca, organización, personaje público, servicio o cualquier otra causa con el objetivo de hacerla visible en esta red social. Su principal objetivo: conectar con los demás usuarios de esta red social para hablarles de su empresa y puedan conectar con ella.

9 razones por las que no puedes tener un perfil personal para tu negocio

1. ¡No intentes ser lo que no eres!

La principal diferencia entre una página y un perfil de Facebook ya la vimos, es el público hacia el que está destinado cada una de ellas; uso personal o uso comercial. Entonces, si tienes una empresa, ¿cuál deberías elegir?

2. ¿Qué quieres, amigos o clientes?

Cuando tienes un negocio y te decides por crear una cuenta en Facebook seguramente que tu objetivo sea llegar al mayor número de gente posible. Creando un perfil para tu negocio, estás yendo en la dirección contraria. Solo puedes tener 5.000 amigos y, para mantenerte conectado con ellos, tienes que enviarles una petición de amistad.

Ahora ponte en situación: tienes un perfil de facebook para contactar con tus amigos, familia o compañeros de trabajo. ¿Quieres que una empresa sea amiga tuya? ¿Quieres que una marca acceda a todas tus publicaciones o a tu información personal?

Con una página de Facebook es diferente. Mediante publicación de contenido de calidad, ofertas o promociones, puedes crear interés en los usuarios y estos decidirán seguirte y tener acceso a todo tu contenido. No será necesario ninguna solicitud de seguimiento ni nada similar; lo único que tienen que hacer es darle al botón de “Me gusta”.

3. Visibilidad, ¡es mucho más fácil llegar a tu público!

Esta es una razón de peso, sobre todo si tienes una página web o un blog para tu negocio. Las páginas de Facebook son indexadas por los motores de búsqueda, así que esto favorecerá a tu posicionamiento SEO. Además, no es necesario que nadie sea amigo tuyo para acceder a tu contenido e incluso, sin poseer un perfil en Facebook, cualquier usuario podrá acceder a tu página y ver tus publicaciones.

¿Todavía no tienes una? Es hora de que empieces. En este post te damos 5 razones por las que tu empresa necesita una web. No es necesario que tengas muchos conocimientos técnicos para crear una página sencilla. Hazte con un plan de alojamiento web con autoinstalador de aplicaciones, registra tu dominio y lo más importante de todo, ¡ponte manos a la obra!

4. Publicidad en Facebook Ads

Con un perfil personal de Facebook no podrás crear anuncios y te estarás perdiendo todo el potencial que esta red pone a tu alcance.

Gracias a sus criterios de segmentación tan avanzados, te ayudará a llamar la atención de tus clientes potenciales, mostrar tus productos, ofrecer contenido de tu blog o ganar “Me gusta” de una manera bastante eficaz. Además, ¡se adaptan perfectamente al presupuesto del que dispongas!

5. Estadísticas, ¡imprescindible para mejorar!

Si tu idea es llevar tu negocio a Facebook, es normal que quieras conocer cómo funciona tu estrategia y publicaciones en la comunidad. Con una página de Facebook podrás tener acceso a un montón de estadísticas súper útiles para analizar tus resultados en esta red social, especialmente si realizas campañas de publicidad.

En cambio, si te decantas por un perfil personal no podrás obtener datos sobre tu actividad y tampoco sabrás qué aspectos debes mejorar de tu estrategia.

 Alguna de las estadísticas más importantes que te ofrece esta herramienta es la información acerca de tu público objetivo, alcance y la frecuencia de las campañas publicitarias en diferentes dispositivos móviles, aplicaciones y navegadores o cuántas personas han reaccionado ante ellas.

6. Personalización

Anima a tus usuarios a realizar la acción que más te interese en tu página. Podrás personalizar tu página con botones de llamada a la acción como “comprar”, “reservar”, “contactar” o “llamar” y que llevan al usuario directamente a tu sitio web o aplicación.

 Además, tendrás más opciones como la de enviar respuestas automatizadas a tus clientes, elegir plantillas con botones personalizados para tu página, editar secciones y pestañas de tu página, realizar una breve descripción de tu empresa, añadir el horario de atención, enlazarla a tu web… En fin, ¡un montón de posibilidades!

7. Roles de página

Todas las páginas de empresa que se crean en esta plataforma han de ser gestionadas por una o varias personas que tienen que tener un perfil personal en Facebook, a lo que esta plataforma lo llama Roles de página.

 Puedes asignar diferentes roles a los usuarios que quieres que gestionen tu página de empresa en función de las tareas que quieres que realicen: administrador, editor, moderador, anunciante y analista.

8. Programar publicaciones

¡Exacto! Podrás mantener activa tu página, aunque tú no estés publicando contenido a tiempo real. Eso sí, recuerda echarle un ojo a tu página web periódicamente.

 Está muy bien que dejes preparadas tus publicaciones, pero también es muy importante mantener la interacción con tus usuarios.

9. ¡Cuidado, Facebook puede eliminar tu perfil!

Sin duda alguna, la más importante de todas. Si creas un perfil personal para tu negocio estarías incumpliendo las Condiciones de Facebook y, si lo detecta, puede eliminar tu cuenta, perdiendo todo el trabajo que hiciste hasta el momento.

En resumen…

Cada cosa es para lo que es. Por eso, si quieres que tu negocio, marca o blog tenga una cuenta en Facebook, ¡ni se te pase por la cabeza crear un perfil personal! Te estarías perdiendo todas estas ventajas y lo que es peor, te lo pueden cerrar la cuenta y perder todo lo que hiciste hasta ese momento.