El próximo 4 de abril, el Banco Central Europeo pondrá en circulación los nuevos billetes de 50 euros. El más común en los bolsillos de los europeos, se actualiza para incluir nuevos elementos de seguridad que dificulten la falsificación. Para familiarizar a usuarios y profesionales con la nueva denominación, el Banco Central Europeo ha iniciado esta semana una campaña informativa sobre el nuevo billete, con la publicación de vídeos y el envío de folletos explicativos a tres millones de puntos de venta de toda Europa.

El nuevo billete de 50 euros pertenece a la llamada serie Europa, la segunda serie que emite el BCE desde la puesta en circulación del euro en 2002. Esta nueva serie incluye varios elementos de seguridad para hacer más difícil el trabajo a los falsificadores. Entre ellos, destaca la ventana transparente en el que se inserta un holograma con el retrato de Europa, visible desde ambos lados del billete. Se trata, según el BCE, de un “importante avance en la tecnología de billetes, que dificulta aún más su falsificación”. El retrato de Europa también está presente en una nueva marca de agua en un lateral. Igualmente, el papel incorpora un número esmeralda con la denominación que cambia de color al inclinarlo y que sustituye al antiguo número en tono anaranjado. Finalmente, incorpora unas nuevas líneas en relieve e los bordes izquierdo y derecho.

La nueva denominación mantiene en todo caso los colores dominantes (amarillento y anaranjado) y los motivos principales (la ventana y el puente), pero incorpora algunas novedades. Por ejemplo, el mapa de los países miembros se actualiza, dando entrada a Malta y Chipre. En los laterales, las siglas del BCE se inscriben en 10 idiomas, en vez de en cinco, y la palabra euro está escrita en alfabeto cirílico, además de latino y griego. El diseñador elegido para la actualización del billete fue el alemán Reinhold Gerstetter.

El BCE recomienda el método “Toque, mire, gire” para detectar las posibles falsificaciones sin necesidad de instrumentos. Al tocar, deben apreciarse los elementos en relieve; al mirar, la nueva ventana transparente y la marca de agua; y al girar, el cambio de color del número con el valor del billete en verde esmeralda. Con instrumentos como lupas o luces infrarrojas o ultravioletas, se pueden observar otros elementos de seguridad.

Según las estadísticas del BCE, el billete de 50 euros es actualmente el más falsificado, con un 42,5% del total. Hasta finales de 2015, el papel más falsificado era el de 20 euros, pero la entrada en circulación de la serie Europa del billete azul en noviembre de ese año hizo que el de 50, no renovado aún, pasase a ser el más falsificado. Igualmente, el billete de 50 es la denominación más utilizada. Cerca del 45% de los billetes en circulación, más de 8.000 millones, son de 50€.

Tras la entrada en circulación de la serie Europa de los papeles de 50, el próximo 4 de abril, le tocará el turno a los de 100 y 200 a finales de 2018. Los de 500 ya no se renovarán, toda vez que el BCE decidió en mayo del año pasado que dejarán de imprimirse en 2018.