Seguros de Responsabilidad Civil para autónomos, multirriesgo, de baja laboral, de jubilación, de accidentes… ¿Estás pensando en asegurar tu actividad comercial? Conoce los seguros para autónomos más importantes para asegurar el porvenir de tu negocio. Te damos las claves para conocer y seleccionar aquel que más te conviene.

Contratar alguno de los seguros para autónomos es una de las opciones que se plantean aquellos profesionales que desarrollan su actividad por cuenta propia. Principalmente porque es una manera de asegurar su actividad, la cual cuenta con menor estabilidad económica en comparación con un asalariado. De ahí que muchos se interesen especialmente por el seguro de responsabilidad civil para autónomos y el seguro de baja laboral de autónomos. Dado el interés y las dudas que despiertan – a partes iguales -, en este post vamos a hablar de los tipos de seguros para autónomos que existen y cuál o cuáles son aquellos que más nos convienen.

Tomar la decisión de contratar un seguro para autónomos es, digamos, la parte sencilla. Después de haber dado este paso, comienza un período en el que las dudas asaltan: ¿qué seguros para autónomos debo contratar obligatoriamente? ¿Qué riesgos son inherentes a mi actividad profesional o sector? ¿Qué cantidades puedo destinar a este concepto?

En este sentido, la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro sirve como guía general para saber qué tipos de seguro existen y cuáles son obligatorios. Sin embargo, las cláusulas de cada uno dependerán de la póliza que se firme con cada aseguradora.

Aunque dejes esta tarea en manos de tu asesoría, es aconsejable que conozcas qué seguros para autónomos puedes contratar. A continuación, detallamos los más comunes:

1. Seguro de Responsabilidad Civil Profesional para autónomos

¿Es obligatorio contratar el seguro de Responsabilidad Civil para autónomos? Sin duda alguna, este es uno de los seguros para autónomos que más interés despierta. La respuesta sobre la obligatoriedad de contar o no con él viene determinada por el tipo de actividad de la empresa, si bien se suele recomendar que todas las entidades lo tengan. Lo primero que debemos entender es el significado del concepto de “responsabilidad civil”, el cual viene estipulado en el artículo 1902 del Código Civil de la siguiente manera: “el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

En el ámbito empresarial, el asegurador está obligado a cubrir cualquier indemnización en caso de que haya daños a terceros y hayan sido causados por la propia empresa. Eso sí, la reclamación tendrá que ser civil; es decir, no está catalogada como delito pero requiere una reparación del daño causado. Por ejemplo, si tienes una empresa de saltos de puenting, tirolinas o kayak, estarás obligado a contratar el seguro de Responsabilidad Civil para autónomos para cubrir cualquier imprevisto o daño a un cliente. Igual sucede si eres un profesional sanitario que ejerce en una consulta privada.

En cualquier caso, la propia Administración fija para qué sectores es obligatorio. Este es un listado de las actividades donde es necesario contar con este seguro para autónomos:

  • Actividades sanitarias en el ámbito privado
  • Abogados y corredores de seguros
  • Conservación de ascensores
  • Actividades de espectáculos y ocio
  • Agencias de viaje
  • Profesionales financieros y administradores concursales
  • Restauración y hostelería
  • Promoción de festejos taurinos y pirotécnicos
  • Transporte colectivo público y escolar

2. Seguro multirriesgo empresarial

Seguimos este repaso por los seguros para autónomos más destacados hablando del seguro multirriesgo empresarial. Se trata de uno de los más importantes para cualquier negocio, pues garantiza que la actividad empresarial no se detendrá en caso de que algún incidente afectase directamente al desarrollo de la misma. Este seguro para autónomos protege el patrimonio de la empresa y también a los trabajadores de la misma. Y hace distinción entre los bienes materiales y el local en el que se desarrolla la actividad; esto es, entre contenido y continente. Por ejemplo, si se produce una explosión dentro de tus instalaciones, la aseguradora se hará cargo de su reparación.

3. Seguro de baja laboral para autónomos

Uno de los seguros para autónomos más interesantes es este, puesto que sirve para cubrir tus necesidades económicas durante una etapa en la que no puedas trabajar porque estés de baja. Contar con el seguro de baja laboral para autónomos conlleva el abono de una cantidad a partir de 6 euros diarios para disponer del mismo en caso de necesidad.

De esta forma, se  compensa la falta de ingresos durante ese tiempo con un subsidio. Y además, el cobro del seguro de baja laboral para autónomos es perfectamente compatible con el subsidio que te proporcione tu cotización a la Seguridad Social.

4. Seguro de jubilación para autónomos

Aparentemente podría sonar igual, o al menos parecido, que un plan de pensiones. Sin embargo, existen diferencias sustanciales entre ambos. Al contratar el seguro de jubilación para autónomos estás garantizando cierta estabilidad económica una vez que ceses tu actividad laboral.

Una importante diferencia con respecto al plan de pensiones es que, mientras que en éste el dinero solo está disponible desde que se hace efectiva la jubilación, el seguro permite acceder al dinero siempre que se haya acordado en el contrato. Otra diferencia entre ambos es que el seguro de jubilación para autónomos no se puede deducir en la Declaración de la Renta mientras que el plan de pensiones sí lo es.

5. Seguro de accidentes para autónomos

Continuamos analizando los seguros para autónomos más importantes. En este caso, la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguros, entiende como “accidente” cualquier daño que afecte físicamente a una persona causado de forma violenta y que le produzca invalidez o fallecimiento.

La cobertura de la indemnización varía en función de cómo sea el daño producido; no se cubrirá con la misma cantidad, obviamente, en el caso de un trabajador que fallece a causa de un accidente laboral que si tiene una lesión que le incapacita para trabajar.

6. Seguro de transporte de mercancías

Este seguro es recomendable en caso de que tu empresa manipule mercancías. Protege las existencias desde el momento en que se cargan en el vehículo hasta que se entregan al destinatario final.

Esto resulta muy útil en caso de que el vehículo que la traslada tenga un accidente y la mercancía sufra algún desperfecto. Por lo tanto, este seguro es especialmente interesante en el caso de transportistas, repartidores y operadores logísticos.

7. Seguro de protección de pagos

Si hablamos de seguros para autónomos no obligatorios nos encontramos con el de protección de pagos. No obstante, conviene aclarar que, en según qué circunstancias, puede que tengas que firmarlo, puesto que es una garantía de pago para la entidad bancaria -ya se sabe que la actividad de los profesionales por cuenta propia puede variar mucho de un mes a otro-. El seguro de protección de pagos cubre las obligaciones financieras mínimas (pago de la hipoteca o cobertura de préstamos de carácter personal) en caso de que el trabajador se encuentre en situación de desempleo o incapacidad temporal.

El objetivo de contar con alguno de los seguros para autónomos no es otro que garantizar la máxima seguridad para estos profesionales o pequeñas empresas, y evitar que todo el trabajo y esfuerzo que les ha supuesto desarrollar su negocio se desmorone por alguna circunstancia ajena a ellos. Es cierto que el riesgo siempre está presente, pero cada vez hay más mecanismos para conseguir que esa inseguridad no venza a las ganas de sacar el negocio adelante.